Conor McGregor, ¿el final de una era?