Naomi Osaka, Simone Biles y la salud mental de los deportistas