Rebeca Andrade, la consagración del esfuerzo